19 oct. 2012

Vampire Academy, Sangre Azul de Richelle Mead




Título original: Frostbite
Saga: Vampire Academy (Libro 2 de 6)
Autor/a: Richelle Mead
Traductor: Julio Hermoso
Páginas: 355
Editorial: Alfaguara
Publicación: Abril 2010 (en España, 1ª ed.)
Género: Juvenil romántica paranormal (vampiros)
Precio: 14,95 Euros
Público: A partir de 14 años.


                                                                                                                 SINOPSIS

Cuando el amor y los celos chocan en las pistas de esquí, las vacaciones de invierno pueden ser mortales.
Rose tiene un serio problema con los chicos. Su guapísimo tutor Dimitri se está fijando en otra, su amigo Mason está colado por ella y el vínculo telepático que tiene con su mejor amiga... la vuelve loca cuando ésta se enrolla con su novio.
Entonces un gran ataque de los vampiros más violentos, los strigoi, pone a la Academia en alerta y deciden poner a salvo a los alumnos en la elegante estación de esquí de Idaho. Pero la impresión de seguridad es falsa. Esta vez, Rose —y su corazón— correrá un peligro mayor de lo que imaginaba...


                                                                                        OPINIÓN MUY PERSONAL


Esta reseña será breve porque este segundo libro de la saga Vampire Academy no es el que más me ha gustado de los cuatro que llevo leídos, lo cual no quiere decir que no lo haya disfrutado.

Aún así, admiro a los escritores que te tienen enganchado página tras página sin aportar grandes novedades al conjunto de la trama pero sí dejando alguna pista para su resolución e incluso incluyendo nuevos personajes que, si bien en esta novela no son trascendentes, sientan las bases para la continuación en la tercera y cuarta parte de la saga.
Y con esto quiero decir, que en Sangre Azul, no sucede gran cosa hasta el final del libro pero la autora consigue mantenerte a pie de cañón porque su narrativa es envolvente y contagiosa. Nos va dando señales, pequeñas pero ahí están para poder devorar con avidez el tercer libro donde empieza lo mejor.

La verdadera acción transcurre una vez pasas las 250 páginas, que ya es decir. Y es precisamente llegados a ese punto cuando nos volvemos adictos a su lectura. ¡Richelle Mead lo hace bien! Lo hace muy bien porque a partir de ese momento, ya no queremos dejar de leer. Eso es lo que me pasó a mí. Cerré el segundo libro y cogí el tercero con una avidez impresionante. Ni que decir tiene que lo devoré. Pero esa será la siguiente reseña porque considero que hay más que aportar para ese libro.

Los personajes en este segundo volumen han evolucionado y se vuelven más cercanos al lector. Claro que después de dos libros, si no nos sentimos un pelín identificados con ellos, malo sería.
La relación de la protagonista con todos ellos es más real y también más fluida. Esto es algo que ha mejorado mucho respecto al primero, así como el lenguaje de la protagonista, Rose, que se ha vuelto creíble y te permite identificar al personaje tan solo por su forma de hablar.


PUNTUACIÓN


3 comentarios:

  1. Me reitero en lo que te dije en el último post. No sé si darle una oportunidad a la saga o no. Lo más que puede pasar es que la lea y acabe escribiendo una de mis reseñas destroyers sobre ella jaja. O lo mismo me gusta, quién sabe.

    ResponderEliminar
  2. Yo ya estoy leyendo el cuarto, y me encanta, aunque por ahora mi favorito de la saga es el tercero :P
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Laura, no te arrepentirás de verdad. besos

    Alpispa, el tercero me encantó pero el cuarto es la leche. El mejor hasta el momento. kisses

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante para mí.